1 de Mayo, Día del Trabajador, aún queda mucho camino por recorrer

En la fecha se celebra en casi todo el mundo el Día del Trabajador. Es en homenaje a los mártires de Chicago, Estados Unidos, quienes el 1º de mayo de 1886 iniciaron una gigantesca huelga para conseguir una jornada laboral de ocho horas. En Paraguay aún tenemos cerca de 200 mil compatriotas desempleados y los muchos dependientes no reciben la compensación por la labor realizada, es decir, no reciben el salario mínimo y no cuentan con la seguridad social para él y su familia. Sería justo que se diera un equilibrio armonioso entre el capital y el trabajo.

Hasta entonces (1886) los obreros de las fábricas, las mujeres y niños trabajaban de 14 hasta 16 horas diarias en algunos casos, y encima con pagas miserables, mientras que los dueños de las propiedades se enriquecían cada vez más. 

Hacia 1874, la idea de llevar a cabo acciones para conseguir una jornada de trabajo de ocho horas comenzó a extenderse desde distintos lugares y sectores de Estados Unidos. Los pioneros en reaccionar fueron los obreros ferroviarios, quienes llevaron a cabo una huelga que por semanas involucró a 17 estados. 

Al poco tiempo se fueron sumando varias otras organizaciones, creándose en 1881 la Federación Americana del Trabajo (American Federation Labor, AFL), heredera de la anterior Federación de Gremios y Sindicatos. Esta nueva Federación reiteró la petición de las ocho horas en sus congresos de 1882 y 1883, exigiéndole incluso al Presidente de los Estados Unidos que promulgara una ley nacional al respecto. También solicitaron el pronunciamiento de los partidos Demócratas y Republicano sin ningún resultado. Ante el fracaso de las gestiones, los trabajadores comenzaron a buscar nuevos caminos.

El presidente de los Estados Unidos se vio obligado a  promulgar la Ley Ingersoll, que establecía ocho horas de trabajo diarias. Sin embargo, esto no fue acatado, y las organizaciones laborales y sindicales de USA empezaron a luchar por su cumplimiento. Los obreros elevaron sus voces: -¡A partir de hoy, sólo ocho horas diarias; ni una más! Paralizaron el país y progresivamente, los distintos estados se fueron uniendo.

Mientras tanto, los trabajadores de la fábrica McCormick tenían más de dos meses enfrentados a sus patronos, y finalmente chocaron de forma violenta. Estaban en pleno mitin en una plaza cuando la policía  recibió órdenes de dispersar a los asistentes y de pronto, una bomba estalló cerca de las fuerzas policiales, con un saldo de seis policías muertos.

Estos enardecieron más a la policía que atacó, con un resultado de 38 muertos y 115 heridos. Algunos dirigentes fueron condenados a muerte. Finalmente, se toma la decisión de que todos los 1º de Mayo paralizarían sus actividades los obreros del mundo. Así quedó instituido el Día del Trabajador.

Por acuerdo del Congreso de la Primera Internacional celebrado en Ginebra, Suiza, el 3 de septiembre de 1886 se resolvió que, a partir del año 1887 fuera celebrado cada 1º de mayo, el Día del Trabajo, en recuerdo de los "Mártires de Chicago" asesinados por las fuerzas policiales cuando solicitaban la implantación de la jornada de trabajo de ocho horas, el derecho de huelga, la libertad de reunión y expresión y el derecho a una vida más humana y justa al través de mejores salarios. 

Los que aparecen en la foto fueron ejecutados injustamente, pues se demostró que fue el propio Capitán de Policía el que ordenó que se detonara la bomba entre la multitud.

Cómo estamos en Paraguay?

Nuestro país lamentablemente todavía anda por los andariveles del siglo XVIII en muchos casos; pues muchísimos trabajadores ganan menos del mínimo, no cuentan con seguridad social, días de descanso y vacaciones. Muchos niños siguen siendo explotados, a pesar de que Paraguay suscribió el acuerdo internacional contra la explotación infantil.

El Ministerio del Trabajo no cumple con su rol básico de proteger al más débil, en este caso el trabajador y sigue protegiendo indirectamente a los dueños del capital.

La tasa de desempleo abierto en nuestro país es del 5,20%, según los datos recabados en 2017 por la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos. Es decir, actualmente tenemos 180.254 personas sin trabajo. Esto según lo admitió la directora de la institución, Elizabeth Barrios.

Mucho por hacer en nuestro país, los trabajadores requieren, como todo el mundo, llevar una vida digna, por medio de una paga justa.