Calle 11 de Setiembre, el nuevo destino de la noche, pero...

Fernando de la Mora es una las ciudades que más crece y eso se hace notorio, porque es una de las localidades con más densidad poblacional del Departamento Central, más de 9 mil personas por kilómetro cuadrado, según las estimaciones. Varias avenidas internas han ganado protagonismo comercial importante; una de ellas, es la calle 11 de Setiembre, sobre todo, desde Zabala Cué hasta la Isla Poí, zona sur. Hoy esa zona es una de las más concurridas por la noche, por la variedad de locales que ofrecen comidas, bebidas y música. Sin embargo, tiene inconvenientes.

La arteria es angosta y se permite el estacionamiento en ambas aceras; pasan por la misma líneas de transporte de pasajeros que dificultan aún más el tránsito y a eso hay que sumar las personas que ponen a todo volumen su música, en algunos locales y en sus vehículos. La queja de los vecinos es constante; primero, porque estacionan en las veredas, cierran garaje ajeno y por último, y lo más preocupante para los que se levantan temprano para trabajar, la polución sonora.

Qué hacer ante esta circunstancia? La Municipalidad local tiene la palabra. En ese sentido, la Junta Municipal de Fernando de la Mora solicitará al Ejecutivo comunal que implemente acciones con el fin de solucionar ciertos problemas, como ser, que se ordene el estacionamiento, que pida apoyo a la Policía Nacional y ponga en acción a los agentes de tránsito, con el propósito de evitar los ruidos molestos a los lugareños.

Algunos plantean que se convierta en sentido único y que los ómnibus de transporte público tengan otra calle alternativa por donde transitar.

"No es justo que interrumpan nuestra tranquilidad, cuando queremos descansar y estar en paz en nuestro domicilio", señaló una de las afectadas, quien pidió una intervención urgente de las autoridades comunales. 

Desde que se habilitó un local nocturno muy concurrido ya no hay paz de los vecinos; anteriormente eran solamente las lomiterías, que obstaculizaban el libre paso de vehículos y personas; pero ahora se volvió un caos, añadió.

Así se ve 11 de Setiembre de día, pero de noche es un infierno, sobre todo, desde los jueves hasta el domingo.