Cloaca clandestina y vertido de agua de IPS perjudican a comerciantes de Ingavi

Vecinos de la calle Ingavi casi Ybapurundy, que están en el límite entre Fernando de la Mora y San Lorenzo, denuncian que edificios de la zona realizaron conexiones clandestinas a la red cloacal que se instaló para uso exclusivo del Instituto de Previsión Social. Los comerciantes se ven seriamente afectados porque los clientes, especialmente de comidas, ya no concurren como antes y les genera pérdidas económicas importantes. A eso se suma el vertido de agua servida por parte de la Clínica Ingavi, que pudimos constatar.

Un equipo periodístico de Espacio Fernandino se acercó hasta el lugar y conversó con los vecinos afectados, quienes reclaman tanto a la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay Sociedad Anónima  como a los municipios citados alguna solución urgente al problema que les afecta. 

Lorena Ramos, comerciante de la zona, indicó que "nosotros tenemos información de que los edificios que están en la zona se conectaron irregularmente y como la obra está inconclusa, cuando se llena el canal revienta y se esparce por toda la calle, generando un olor nauseabundo, que ya produce enfermedad, además de afectar severamente las ventas. Lo que pedimos es que la Essap venga a constatar la situación y encuentre una salida conveniente para todos".

Agregó que el barrio no tiene red cloacal para las familias, razón por la cual los dueños de edificios, supuestamente, aprovecharon la construcción perteneciente a la entidad previsional para conectarse en forma ilegal. "Antes, incluso, de que habilitara oficialmente la red clocal del IPS, ya empezaron a salir los desechos dos cuadras antes de la Ruta Mariscal Estigarribia, generando un ambiente muy desagradable. Como solución, los comerciantes afectados taponaron con abundante cemento (ver foto) el registro correspondiente", aclaró Ramos.


Por su parte, Zulma Brizuela, gerente de una conocida confitería de la zona, dijo que están teniendo un problema grave a raíz de la situación generada, añadiendo que están siendo muy perjudicados, "porque desde que explotó la cloaca estamos vendiendo mucho menos, la gente ya no viene como antes, como es lógico, ¿quién querría venir a comer en un lugar donde huele mal?.

A esto se suma que el IPS desde hace una semana está tirando su agua por la calle Ybapurundy, donde está instalada nuestra empresa, y los conductores no pueden ni estacionar porque corre mucho líquido y es muy incómodo para ellos, porque les ensucia el zapato y pantalones".



"Queremos una solución urgente, porque de lo contrario estaríamos tomando algunas medidas más drásticas, porque así no se puede seguir", agregó ofuscada nuestra entrevistada.


Permanente vertido de agua de la Clínica Ingavi, perteneciente al IPS.