Colegios privados emplazan a padres a pagar cuota o desmatricular a sus hijos

Los padres que tienen a sus hijos en escuelas y colegios privados se ven en figurillas hoy en día para cumplir con la obligación del pago de cuotas a los centros educativos. Muchos quedaron sin ingresos económicos o disminuyeron drasticamente los mismos; razón por la cual solicitan un considerable descuento en las cuotas. Sin embargo, se encuentran con el rechazo de los responsables de las unidades académicas, que solo acceden a una reducción de hasta el 20%.

Esta situación obliga a muchos padres a desmatricular a sus chicos, con intención de enviarlos a escuelas públicas. Dos casos muy sonados y que tuvieron amplia repercusión se dieron en el Nihon Gakko y en el Colegio Santa Teresita, ambos de zona sur, Fernando de la Mora.

En el primer caso, la asociación de padres solicitó  una rebaja del 50%, pero no tuvieron eco favorable por parte de la institución que dirige la senadora Hermelinda Ortega. Este centro educativo solo accede hasta el 20% de descuento y emplaza a los padres a comunicar hasta mañana jueves, si sus hijos continuarán o no como alumnos.


Los peticionantes argumentan que el costo operativo del colegio bajó considerablemente al volverse las clases virtuales, pues prácticamente no se gasta en servicios básicos como electricidad, agua, y otros elementos utilizados en clases presenciales. Insisten en que las autoridades educativas tendrían que tener un poco más de consideración y empatía en estos momentos difíciles.

En el Colegio Santa Teresita, se da la misma situación y la posición de los directivos de la entidad es más drástica aún. Sólo acceden a un descuento del 15% y avisaron a los padres a retirar a sus hijos si no están conformes con la política de la institución. Esta situación obligó a varios a desmatricular a sus hijos. Hasta el día de ayer martes, se tuvieron más de 100 casos y eso irá en aumento, según afirmaron.


Luego de una reunión al que no se arribó a acuerdos, los padres realizaron una manifestación frente al colegio y ante la negativa de los directivos, varios decidieron trasladar a sus hijos a otros centros de enseñanza.

Hay muchas críticas de los papás hacia la gestión del Ministerio de Educación, que no tuvo en cuenta la posibilidad de una crisis como esta a la hora de tomar las decisiones. Esperan que intervengan los colegios que están jugando con la necesidad de la gente.