En dos años cuatro jóvenes lograron uno de los mejores cursillos para el ingreso a FIUNA

Unos jóvenes osados, emprendedores y decididos, observaron la gran falencia de nuestro sistema educativo escolar en la formación de los estudiantes de secundaria con pretensiones de ingresar a la Facultad de Ingeniería. Y como ellos tienen el don de manejar los números y las fórmulas decidieron crear un instituto de formación para chicos con intenciones de ingresar a la FIUNA. En apenas dos años es el centro más prestigioso y respetado, manejado por alumnos de dicha casa de estudios. Toda una experiencia fabulosa, en nuestra ciudad de Fernando de la Mora.

Los cuatro emprendedores son Carlos David Vera, José Wiegert, Diosnel Cuevas y Orlando Ramírez, que están al frente del Cursillo Gauss, con apenas dos años de haberse habilitado, hoy ya cuenta con una casa central y una sucursal, por la gran cantidad de estudiantes que recibe.

La idea nació en Carlos David Vera Paredes, 24 años, a la fecha cursando el último semestre de ingeniería civil en la FIUNA. Oriundo de Coronel Oviedo, de familia humilde, huérfano de padre desde muy joven; actualmente residiendo en Fernando de la Mora. 


Es el director del Cursillo Gauss, centro de enseñanza que se dedica a preparar a los alumnos que pretenden ingresar a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Asunción.  

¿Cómo surgió la idea del cursillo?

Este centro de enseñanza se fundó en el año 2016, junto con otros tres compañeros, con el propósito de ofrecer la mejor enseñanza  para el ingreso a la Facultad de Ingeniería.

Nosotros observábamos que había un gran problema con los alumnos que terminaban recién el colegio y querían ingresar a la facultad. Salen con un nivel bajísimo, muy básico y con ello, sus chances de ingresar son mínimas.

Nuestra idea era ofrecer un acompañamiento a estos alumnos y poder ayudarlos desde el nivel de egreso del colegio. A partir de ahí darles una mano paso a paso en el proceso de aprendizaje.

Por eso decidimos dedicarnos exclusivamente al ingreso a la FIUNA, con la intención de ser el mejor cursillo de ingreso. Y hoy por suerte podemos decir que logramos ese objetivo.


¿Cómo pensaban encarar ese desafío tan grande?

Cuando habíamos iniciado este desafío nos reunimos y enfocamos cada uno de los puntos que pudieran afectar al proceso. Analizamos todos los ángulos de la problemática, cómo encarar ese bajo nivel de egreso del colegio para apuntalarlos al paso a la Universidad. Pensamos en cómo cambiar la forma en que ellos enfocan, la forma de encarar las matemáticas o su metodología de estudio y definimos ciertas estrategias de conducción y cambio de mentalidad, inclusive, en cuanto a la forma de aprendizaje. 

¿Con cuántos alumnos comenzaron?

Cuando comenzamos iniciamos con 20 alumnos, en una casa pequeña alquilada. Poco tiempo después, en el 2016 tuvimos 56 alumnos, porque la gente recomendaba por la buena enseñanza.

Para orgullo y felicidad nuestra, de estos 56 cursillistas tuvimos 54 ingresantes al CPI de la FIUNA, que para nosotros fue todo un logro.

A partir de ahí la recomendación aumentaba y eso ayudó al crecimiento y una motivación para todos nosotros, de modo a seguir mejorando. Fueron acoplándose más profesores, ampliamos la infraestructura y así poder cobijar más jóvenes.

Nos enteramos de que en el 2017 dieron el gran salto

Efectivamente fue así. El año pasado aumentamos a 120 alumnos. En 2017, logramos todos nuestros objetivos. Del total 102 ingresaron a la Facultad de Ingeniería y también los primeros puestos fueron del Cursillo Gauss.

El 1, 2, 3 y 6 puestos fueron para nuestros alumnos, entre los mejores ingresantes. Imaginase lo que significa eso para nosotros, jóvenes, la mayoría estudiante aún, aunque casi todos somos auxiliares de cátedra en la facultad.


¿Cuál es la mayor fortaleza del Cursillo Gauss?

Sin ninguna duda, lo más grande es el plantel de profesores, formado por mentes brillantes, diría los más brillantes del país en este campo. Esta es una motivación muy especial para los propios alumnos, que saben que vienen a un instituto serio, con docentes de primer nivel.

La mayoría de los docentes son jóvenes brillantes, que tienen medallas en competencias de matemáticas, físicas y que participaron en varios certámenes a nivel internacional.

Quisiera resaltar que también en el 2017, fue el cursillo que tuvo la mayor eficiencia. Llegamos a todos los objetivos, gracias también al acompañamiento de los padres de los chicos, que se acercan a nosotros, nos cuentan los problemas que tienen con sus hijos y tratamos de colaborar también en ese sentido. Somos una gran familia.

¿Y actualmente con cuántos alumnos están?

Actualmente tenemos 220 alumnos, estamos en la etapa de curso de nivelación, considerando que observamos perfectamente el nivel académico bajo con que salen del colegio. Con mucho pesar debo decir que realmente es lamentable; solamente saben hacer operaciones básicas, no tienen capacidad de interpretar, al menos en su mayoría, lo que leen. Están acostumbrados a resolver los ejercicios en forma mecánica, sin entender lo que están haciendo. Es decir, una tarea de cero, para llevarlos a la cumbre. Esa es nuestra gran responsabilidad.

Quisiera también destacar que nos da mucha satisfacción el hecho de que damos  fuente de trabajo a estudiantes de Ingeniería, con un horario flexible adaptado a la disponibilidad de ellos. 

Sabemos que para un alumno de ingeniería estudiar y trabajar al mismo tiempo para una empresa constructora, por ejemplo, es casi imposible por las exigencias de estudios. Pero el Cursillo Gauss les ofrece esta alternativa. A parte de estudiantes docentes también tenemos varios ingenieros que enseñan aquí, pero todos jóvenes todavía.

Un poco de desconfianza

Admitió que cuando comenzaron el emprendimiento se generó un poco de dudas, de desconfianza sobre la eficacia del cursillo. Por supuesto, éramos todos jóvenes y algunos decían que no estaríamos en condiciones de llevar adelante un emprendimiento tan delicado.

Pero pronto demostramos que con jóvenes capaces, con mucha energía, con ganas de salir adelante, se puede lograr los objetivos.

Todos los profesores se formaron con nosotros, varios de ellos nunca enseñaron y con nosotros se iniciaron hasta aprender todo o lo necesario. Gracias al trabajo de cada uno de ellos, conseguimos los mejores resultados.

¿Dónde queda el local de Gauss?

El local central está sobre Cruzada de la Amistad casi Aristóteles y la sucursal, sobre cruzada de la amistad esq. Yvaporundy.

¿Y tu familia?

Justamente me gustaría poner énfasis en ese aspecto. Desde un primer momento tuve el apoyo de toda mi flia. De hecho provengo de una familia humilde. Le perdimos a nuestro padre a muy temprana edad y desde ahí siempre nos ayudamos mucho entre todos los hermanos y con mi mamá, para poder estudiar una carrera universitaria y salir adelante.