Frentistas exigen actuación de la Fiscalía en contra de la Mota Engil

Los frentistas afectados por el Metrobús exigieron esta mañana en el Senado acciones más contundentes por parte de la Fiscalía General de la República, que según dijeron, debe actuar de oficio. También solicitaron que se declare de emergencia nacional para la solución inmediata del problema generado por la empresa Mota Engil, que así como están las cosas abandonaría a su suerte la obra.

Edgar Gil, uno de los voceros de los comerciantes perjudicados por el Metrobrús acusó a los responsables del ministerio de Obras del gobierno anterior y a los directivos de la empresa constructora de haberse enriquecido "gracias a nuestra desgracia”, agregando que nos “vendieron un espejito en nombre del progreso para adinerarse y enriquecerse”.

Fue durante una conferencia de prensa que se realizó en la sede del Poder Ejecutivo, con el ingeniero Hermann Pankow y el senador Enrique Salyn Buzarquis, en su carácter de miembro de la Comisión de Obras Públicas y Comunicaciones de la Cámara. “No solamente Mota Engil se llevó US$ 21 millones. Acá se facturaron y se gastaron más de US$ 60 millones. Acá hay plata que no está justificada”, aseguró.

Los afectados solicitan a los congresistas una declaración de “emergencia nacional”. Gil aseguró que el fisco ha perdido la contribución de más o menos US$ 35 millones en siete meses. “Vendieron un espejito en nombre del progreso para adinerarse y enriquecerse”, criticó.

El blanco de las críticas fue Horacio Cartes así como también el ex ministro de Obras, Ramón Jiménez Gaona, puesto que los frentistas se encargaron de advertir sobre el caos y la crisis que traerían las obras del Metrobús. Sin embargo, no fueron tenidos en cuenta en sus propuestas y críticas.

Por su parte, el ingeniero Pankow destacó que es necesario evitar que se repitan estos errores con los créditos del Banco Interamericano de Desarrollo en obras públicas para nuestro país. “Mota Engil es violación del contrato por donde le miren”, cuestionó, mientras mostraba imágenes de autobuses y carros que caían en pozos por falta de señalización correcta en la zona de obras.