Frutas y lácteos en vez de comidas y bebidas chatarras para escolares

La merienda y la media mañana cubren necesidades nutricionales y deben ser saludables, por lo que se recomienda evitar alimentos ricos en azúcares, grasas y calorías, como es el caso de los snacks: papas fritas, gaseosas, golosinas, jugos envasados, etc.

Para mantener una alimentación saludable, es fundamental crear el hábito desde que los niños son pequeños. Un primer paso importante es acostumbrarlos a realizar todas las comidas (5 en total, sin saltarse ninguna), donde haya una rutina en la que se respeten los horarios y encuentren suficiente tiempo para disfrutar de cada una de ellas.

Una merienda saludable incluye lácteos (leche y derivados), hidratos de carbono complejos (panes, que pueden ser integrales, por ejemplo) vitaminas y minerales (frutas enteras o jugos sin agregado de azúcar). La bebida de elección debe ser el agua simple, aunque también se pueden preparar jugos naturales (sin azúcar agregada) o aguas saborizadas de manera natural.

Frutas ideales para merendar

Lo recomendable es consumir 5 porciones de frutas y verduras durante el día. Con los más pequeños, se puede utilizar como estrategia las frutas que más les gusten, e implementar algunas estrategias, como:

Que los niños colaboren en la preparación, cortando las frutas o eligiendo las de su preferencia a la hora de la compra, a fin de motivar su consumo y hacerlo más atractivo para ellos.

•      Elaborar brochetas con frutas de diferentes colores.

•      Cortar en trozos las frutas y colocarlas en un tupper de colores, con sus personajes favoritos. Otra opción para hacer preparaciones más llamativas para los niños es utilizar moldes y darle figuras a la comida.

Congelar diferentes frutas y batirlas con yogur. De esta forma, se puede obtener un helado natural y sabroso para los más chicos. Si bien los yogures son una opción, se debe tener en cuenta su contenido en azúcar, motivo por el cual no es recomendable agregar más.

Otras opciones de merienda saludable son los sándwiches de verduras de diferentes colores, éstos pueden contener: pan blanco o integral, queso, tomate, remolacha, huevo duro, etc.

“Si queremos lograr una alimentación sana y nutritiva en los pequeños, es fundamental educar con el ejemplo desde la casa”.

Fuente: Ministerio de Salud