Mañana lunes vence emplazamiento hecho por la Comuna fernandina al MOPC

Mañana lunes vence el plazo dado por la Municipalidad de Fernando de la Mora al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones para que presente los informes concernientes a las obras del Metrobús, en cuanto a las intervenciones que hará en las arterias internas de la ciudad. Hasta ahora no tiene aprobación de la Junta Municipal y eso preocupa a las autoridades locales, que amenazan con paralizar si no se respetan las normativas vigentes en la materia.

La exigencia va también para la empresa encargada de los trabajos, Mota Engil, según Resolución Nro 1.439 del 08 de junio del cte. año emitida por el corporativo legislativo.

Se solicita, como una condición sine qua nun para proseguir los trabajos, la entrega de los planos, cronograma de trabajo, planillas, costos y el proyecto ejecutivo a ser ejecutado en las calles adyacentes al Metrobús, para su aprobación por parte de la Junta Municipal.

Por otro lado, existe una preocupación de parte de las autoridades comunales en cuanto al avance de las tareas sobre la Ruta Mariscal Estigarribia. Mientras la empresa contratista quiere proseguir los trabajos afectando al mismo tiempo todo el tramo desde la Calle Defensores del Chaco (Ultima) hasta Zabala Cué, los concejales exigen que se realice por cuadra.

Al respecto, la concejala liberal Rosa Benítez de Franco subrayó "que no queremos repetir la triste historia de San Lorenzo, que afectó a centenares de personas como frentistas, comerciantes y trabajadores", en alusión al tramo comprendido desde el Campus de la UNA hasta la Avda. Pastora Céspedes, donde cerraron por más de un año, con lento avance. Eso significó el cierre de más de 100 locales comerciales, el despido de cerca de 400 trabajadores y pérdidas terribles para los frentistas.

La edil añadió que de darse esa experiencia se estaría matando el centro comercial de Fernando de la Mora y "eso no vamos a permitir", añadiendo que piden colaboración y comprensión a los responsables del MOPC y de la empresa y, que trabajen día y noche, los siete días de la semana para ir terminando por pequeños tramos y de esa forma evitar males mayores para la ciudad y su gente.