Salud Fernando de la Mora: 80 aniversario de su independencia!!!

La ciudad de Fernando de la Mora conmemora en la fecha los 80 años de independencia de San Lorenzo de Campo Grande y la encuentra en plena expansión poblacional y económica, convirtiéndose en poco tiempo en una localidad de progreso y avance hacia la modernidad. Desde este periódico saludamos afectuosamente a todos los vecinos de la "Ciudad joven y feliz".

Cada 28 de febrero se celebra el aniversario fundacional de la ciudad de Fernando de la Mora, concretada en el año 1939, gracias a la iniciativa de varios vecinos pobladores del entonces barrio Zavala Cué.

Es importante que conozcamos los antecedentes de nuestra comunidad y para ello recurrimos a algunos textos que hablan del proceso de emancipación y su posterior crecimiento como distrito. 

En el libro “Fernando de la Mora, descubriendo su historia”, escrito por Esteban Estragó Bieber y Rossana Estragó Queirolo de Sitta, publicada en el año 2011 como parte de los festejos por el Bicentenario del Paraguay, encontramos que los orígenes se remontan al año 1775, cuando el Gobernador del Paraguay, coronel Agustín Fernando de Pinedo había incautado tierras dejadas por los jesuitas, (expulsados por el Rey Carlos III en 1767) y que posteriormente habían sido entregadas a la familia Zavala Delgadillo. Cuenta la historia que Fernando de Pinedo había fundado entre varias ciudades, la de Villa de San Lorenzo del Campo Grande, municipio del cual Zavala Cué habría de independizarse años más tarde.1 

Don Lázaro González Yegros (padre fundador) en su obra “Origen de la ciudad de Fernando de la Mora”, cuenta que el empuje y crecimiento que empezó a tener el barrio, manifestada en importantes aportes a las arcas municipales de San Lorenzo, permitió que el barrio zavaleño cuente con un representante en la Junta Municipal, ocupando el curul don Esteban Estragó en alternancia con don Germán Hugo. Como el aporte tributario de Zavala Cué era cada vez más importante, los representantes zavaleños tuvieron la osadía de solicitar que los pagos tributarios del barrio tuvieran retorno en servicios e infraestructura en Zavala Cué. El pedido fue desoído por los ediles sanlorenzanos, motivo que sirvió para empezar a pensar seriamente en la creación de un nuevo distrito. 

“Las ansias de separación flotaban en el ambiente, en los corrillos sociales, culturales, recreativos y en las reuniones informales de los vecinos. Hasta que un buen día los señores Miguel Duarte Ayala, Esteban Estragó, Francisco Rivarola y Alois Frey tomaron a su cargo la iniciativa de unificar las inquietudes dispersas y mancomunar los esfuerzos, a finde concretar esos deseos en bella realidad” 2 

Cuenta don Lázaro que la primera reunión fue el día 7 de julio de 1938 (jueves), a las 17 horas en el domicilio del señor Ángel Torres, situada entonces en la “Para XIII” (Ruta Mariscal Estigarribia entre Mariscal López y Primera Junta Municipal). En la reunión estuvieron presentes: Ángel Torres, Esteban Estragó, Miguel Duarte Ayala, Alois Frey, Francisco Rivarola, Desiderio Franco, Emilio Raver, José Camelli, Fernando Usher Ríos, Lázaro González Yegros, José Domingo Benítez, Benigno Solís, Pedro Jensen, Maximiliano Palacios, Julio Franco, Carlos Sanabria, Juan Fernández, Ciriaco Jara, Antonio Vela, Roque Caballero y Eugenio Ayala Candia.


Se conforma la Comisión Especial

Fue así, que reunida la asamblea vecinal en la casa de don Ángel Torres aquel 7 de julio de 1938, se conformó una comisión especial que se encargaría de las gestiones tendientes a lograr el objetivo trazado por toda la comunidad zavaleña. Dicha comisión fue integrada por ocho miembros: Esteban Estragó, Miguel Duarte Ayala, Alois Frey, Francisco Rivarola, Emilio Raber, Lázaro González Yegros, Julio Franco y Eugenio Ayala Candia, quienes tenían la histórica misión de encaminar las gestiones hacia la obtención de la independencia distrital. (1) 

El pedido de autonomía fue llevado hasta el Parlamento Nacional, en donde gracias a los buenos oficios de algunos amigos congresistas se pudo sortear algunos intentos de trabar el estudio sobre el caso Zavala Cué. El día 27 de febrero de 1939, reunida la Cámara de Senadores bajo la presidencia del Dr. Justo Pastor Prieto, se trató la petición de independencia como último punto del orden del día. La sesión había comenzado ya al final de la tarde y se extendió hasta altas horas de la noche. Luego de un largo debate, siendo cerca de las 23:30 horas, el plenario por amplia mayoría aprobó la moción de independencia, dejando de lado el título de compañía Zavala Cué para convertirse en un nuevo pueblo distrital.

El Congreso paraguayo por Ley Nro. 78 había aprobado la creación de un nuevo partido denominado “Fernando de la Mora”. Nacía la nueva ciudad. El sueño de los zavaleños se había concretado. (2) 

Para destacar la expectativa que existía en la compañía en torno al debate y tratamiento del caso Zavala Cué en el Parlamento, transcribo parte de lo que cuenta la historia: “Una multitud de pobladores de Zavala Cué estaba reunida frente a la Terraza Estragó, siguiendo de cerca las noticias a través de Z.P. 4 Radio Nacional, transmitidas por los parlantes ubicados en la Terraza Estragó sobre la ruta Mcal. Estigarribia. La pugna del interés cívico-localista estaba al rojo vivo, discusiones enfervorizadas llenaban el Parlamento. No obstante, se consiguió el visto bueno y se trató el crucial punto”. (3) 

Los zavaleños celebraron el histórico acontecimiento con una fiesta que incluía galopas, calesita, kermesse, partidos de fútbol y volantes alusivos lanzados de un avión. (4) 

Un mes después de aquel histórico día, el 28 de marzo de 1939, el entonces Presidente de la República don Félix Paiva, y el ministro del Interior don Higinio Morínigo, firmaban el decreto por el cual quedaba promulgaba la Ley Nro. 78. Quedaba definitivamente concluido el proceso de emancipación, y ahora empezaba el nuevo camino de convertir al pueblo de Fernando de la Mora en un distrito progresista y pujante. 

Hoy, a los 80 años de su fundación, nuestra ciudad se va poniendo a la altura de los nuevos tiempos, apostando al progreso y a la pujanza de sus hijos, que inspirados en los ideales de los padres fundadores buscan llevar en alto el nombre de nuestro distrito.