Unicef y su recomendación de cómo referirse a personas con discapacidad

Hoy 3 de diciembre se conmemora el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Por ese motivo, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia recomienda unos 12 tips para referirse correctamente a las personas que están en esta categoría. La fecha se instituyó con el fin de crear una mayor conciencia y respeto a los semejantes en cuanto a sus limitaciones.

El Unicef compartió una información bastante importante que todos deberíamos manejar en pos de una mejor comunicación que fomente la inclusión y nunca ofenda a los demás. Así pues, la organización brindó varios tips acerca de cómo hablar y/o escribir sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Veamos qué hacer y qué no hacer::

¿Qué hacer?

Usa terminología de personas: el enfoque debe estar en el individuo, no en su discapacidad. Por ejemplo:

“Persona con discapacidad” en lugar de “discapacitado”.

“Niño con ceguera” en lugar de “Niño ciego”.

Considera a las personas como contribuidores en vez de beneficiarios. Por ejemplo:

En lugar de decir “construyamos casas seguras para personas con discapacidad”, decí “trabajemos con personas con discapacidad para crear comunidades, sociedades y un mundo inclusivo para toda la gente”.

Enfócate en las experiencias positivas y en su empoderamiento relacionadas con las experiencias de jóvenes con discapacidad en lugar de enfocarte en las situaciones negativas.

Cuando escribas  o hables sobre las barreras que enfrentan los jóvenes con discapacidad, considera ofrecer una solución que ya se haya aplicado en otro lugar. Por ejemplo, para asegurarte de que niños y jóvenes con discapacidad puedan asistir a un evento, asegúrate de organizarlo en un edificio accesible e invita a un intérprete de lengua de señas.

¿Qué no hacer?

No uses términos de exclusión. Por ejemplo, “especial” está asociado con “separado” o “segregado”.

No uses “desafortunado” ni “triste” cuando describas personas con discapacidad. En su lugar, enfatiza sus habilidades. Por ejemplo, en lugar de escribir, “ella está atada a una silla de ruedas”, sólo decí “ella usa silla de ruedas”

No te refieras a una persona con discapacidad como alguien con súper poderes. Suele implicar que una persona con discapacidad tiene pocas habilidades y talentos.

No te centres en las diferencias – céntrate en las similitudes y en cómo la inclusividad nos permite a todos disfrutar de nuestras vidas. Por ejemplo: Igual que a cualquier adolescente, a él le gustan las redes sociales y las películas de vampiros, la única diferencia es que las ve con descripción de audio que explica lo que pasa en la pantalla”.