El fumar y vapear producen severos daños a la salud

El consumo del tabaco y vapeo producen efectos nocivos en el organismo, por esta razón, el Ministerio de Salud implementa varias estrategias para la cesación tabáquica, según informó la cartera de Estado. Su consumo produce más de 44 enfermedades, entre ellos, el cáncer del pulmón.

En el espacio “VacunatePy”, que se transmite en dúplex por Paraguay Tv y Radio Nacional del Paraguay, la doctora Xintia Ayala, coordinadora de Enfermedades Respiratorias Crónicas, y el doctor José Fusillo, presidente de la Sociedad Paraguaya de Neumología, hablaron acerca de las consecuencias adversas del tabaquismo en la salud, considerado una pandemia, que impacta negativamente en el presupuesto de la cartera sanitaria.

La doctora Ayala aseveró que fumar puede producir enfermedades respiratorias, pero así también otras patologías crónicas como las cardiovasculares, circulatorias, y oncológicas, entre otras.

Mencionó que el 20% de pacientes que fuman hacen enfermedades respiratorias, pero el 80% pueden hacer cáncer de pulmón, de vejiga, laringe; o hipertensión, patologías cardiovasculares, y circulatorias.

“El tabaquismo no afecta solamente al pulmón, el problema es el cáncer que es el más agresivo. El paciente relativamente sano que fuma también puede hacer un infarto, igual sin tener sobrepeso ni hipertensión y realizando alguna actividad física moderada”, explicó la profesional.

Expresó que el gasto que produce el fumador y las consecuencias que acarrea son altísimas para el Estado paraguayo, con una inversión que supera los 60 millones de dólares para el tratamiento de estas patologías crónicas.

Mencionó que si bien se tienen subregisotros, durante la pandemia de Covid-19, el 10% de los pacientes que llegaron a la terapia intensiva eran fumadores, y al ingresar a una UTI se incrementa la posibilidad de fallecer.

Aseguró que todos estamos expuestos al tabaco, los fumadores y el fumador pasivo, que indistintamente pueden desarrollar algún tipo de cáncer y enfermedades severas, es por eso que se lleva adelante la campaña mundial contra el tabaquismo.

Afirmó que se considera como una droga, así como la heroína, o cocaína, ya que produce adicción y una dificultad a la hora de abandonar su consumo, sin embargo, se puede lograr con una férrea voluntad y acompañamiento médico.

Al vapear hay una presencia fuerte de nicotina y otras sustancias que se encuentran en estos dispositivos electrónicos, que son bastantes dañinos, remarcó la profesional, al tiempo de enfatizar que afortunadamente con la legislación se consiguió la prohibición del vapeo en espacios cerrados.

En relación a la pandemia de coronavirus explicó que la situación no ayuda al hábito de fumar, ya que genera mayor ansiedad, sin embargo, hay mayores riesgos de hacer enfermedades respiratorias más graves.

Pese a estas dificultades, se tienen formas efectivas para dejar de fumar, aunque no es sencillo, ya que no solo depende de los fármacos, sino también es conductual al tratarse de un hábito.

Por su parte, el doctor Fusillo informó que el 11% de la población paraguaya es fumadora, lo que significa que de cada 100 personas, 11 fuman.

Lamentó que en los países de la región, durante la pandemia su consumo se duplicó a consecuencia del encierro y la ansiedad, mientras que disminuyó en varias naciones europeas donde se tuvo conciencia del daño que produce ante la aparición del Sars-Cov-2.

“Una persona fumadora tiene un riesgo de 3 a 4 veces más de entrar a terapia intensiva, y es altamente común a padecer la forma grave de la enfermedad”, reafirmó.

Reveló que hay pacientes que no pueden dejar de fumar y otros que al intentar dejar tienen recaídas.

“El promedio de recaída es de tres a cinco, pero hay que alentarlos constantemente y tenemos que estar intensamente apoyando también en el consultorio, lastimosamente tenemos demasiados pacientes esperando y poco tiempo de hablar con ellos sobre los riesgos del tabaco. Esta es una estrategia simple y efectiva, pero que muchas veces ese tiempo no se utiliza”, subrayó.

IP