Instan a donar libros y a incentivar la primera lectura en niños

Durante el lanzamiento de la campaña de donación de libros, en el marco del programa "Amor a la lectura", que se desarrolló ayer en la Plaza Cerro Porteño, zona norte de Fernando de la Mora, sus impulsores instaron a los jóvenes y adultos a donar libros, a incentivar el conocimiento desde muy chiquitos y a convertirse en voluntarios en esta tarea noble.

Las personas interesadas pueden acercar sus materiales instructivos a la Biblioteca Municipal, Parroquia Medalla Milagrosa y la Codeni del municipio local. El plan es impulsado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), a través de la Fundación en Alianza y cuenta con el apoyo de la Dirección de Desarrollo Social y Comunitario, dependiente de la Intendencia de Fernando de la Mora.

Se resaltó la necesidad de que la comunidad toda se involucre en esta tarea de la primera lectura, que es la base para el buen desarrollo del niño. En ese sentido, se insta las comisiones vecinales y grupos organizados de la ciudad a acompañar esta actividad y generar voluntarios para el éxito del programa.

El objetivo de la campaña consiste en promover las capacidades de adultos y de agentes sociales para el fomento de la lectura en niños y niñas de 0 a 5 años.

La idea también es lograr una biblioteca itinerante por los barrios de Fernando de la Mora y de ese modo involucrar al entorno de los lugares a recorrer.La habilidad de leer y escribir es la base del aprendizaje, el desarrollo y participación en la sociedad. Sin embargo, más de la mitad de niños y niñas de tercero y sexto grado así como del tercer año de la educación media, se encuentran por debajo del nivel mínimo de conocimiento, esto significa que no leen de acuerdo al nivel (Instituto Nacional de Evaluación Educativa, 2019).

Subrayaron que las habilidades de lectura no se forjan únicamente cuando se ingresa a la escuela, sino mucho antes. Las evidencias demuestran que los primeros cinco años de un niño son decisivos y determinantes para el éxito escolar; sin embargo, los chicos que viven en familias de escasos recursos, tanto por la falta de estimulación como por la falta de información de los padres, ya ingresan a la escuela con brechas significativas en comparación a sus pares que han crecido en entornos estimulantes.